Cerrar

(+34) 915 726 599 (Seguimos trabajando al 100%) info@caltico.es

¿Qué es cloud computing?

Para muchos individuos el término puede llegar a ser complejo. Sin embargo, el cloud computing, también conocido como computación en la nube hace referencia al acceso y almacenamiento de datos de trabajo en las diferentes aplicaciones.

Hace referencia al almacenamiento mediante el uso de internet y no del disco duro de un ordenador. Esta compañía se basa en una infraestructura de sistemas on-premise y almacenamiento en la nube. Aunque, cuando se habla de cloud computing solo se abarcan las aplicaciones que están integradas a la nube.

Algunas aplicaciones como Microsoft Azure y Office 365 forman parte del trabajo en la nube.

¿Cómo es el funcionamiento del Cloud Computign?

La computación en la nube requiere de una capa de red, está permite que los dispositivos de punto periférico de sus usuarios se puedan conectar a los recursos de la data center; algunos de estos dispositivos son Smartphone, computadoras, accesorios portátiles, entre otros.

Tiempo atrás, antes de que la computación en la nube tuviera su auge, la ejecución mediante de software solo era posible si las empresas pagaban por el mantenimiento de la infraestructura de sus servidores.

El software requería profesionales de TI, tanto interno como externo, el cual debía ser capaz de solventar todas las fallas y errores del sistema. Sin embargo, en la actualidad el sistema de computación en la nube está libre de estos problemas y viejos requisitos.

¿Cómo se puede trabajar en la nube?

Existen ciertas ventajas cuando se trabaja en la nube, además de peculiaridades, esto se refiere a la estructura de las diversas plataformas y a las características que tienen el internet.

La colaboración entre usuarios es más sencilla.

Las aplicaciones en la nube han potenciado la comunicación y trabajo entre usuarios, ya que es más fácil poder acceder a documentos compartidos.

Trabajar donde sea y cuando sea.

Con el sistema de aplicaciones en la nube es posible trabajar desde cualquier parte del mundo. Además, la mayoría de los servicios de estas plataformas se han integrado cada vez más a dispositivos móviles y tablets, haciendo que la accesibilidad sea aún más fácil que antes.

No más mantenimientos.

Esto se refiere a las infraestructuras internas de los servidores, más no al hardware que se utiliza para acceder a las aplicación del Cloud computing. Sin embargo, existen tiempos dónde las plataformas que prestan los servicios deben realizar mantenimientos para no entorpecer al servicio.

Rápida implementación de los procesos.

Los servidores de la nube responden a los usuarios casi de manera instantánea. Sin embargo, en casos de migración de datos es necesario que utilicen más tiempo, pero la aplicación en la nube siempre estará disponible tras el momento de su instalación.

¿Cuáles son los tipos de servicios de Cloud Computign?

Todas las aplicaciones que se utilizan dentro de la nube se denominan como Software as a service o Software de servicio. Se trata un número amplio de aplicaciones que varían, tales como:

Suite ofimáticas: Google Docs y Office 365

Almacenamiento y copia de seguridad: Google Drive y Dropbox

CRM: Microsoft Dynamics

Existen plataformas con servicios Pasas e infraestructura como los servicios de Amazon, Google, Microsoft Azure y Google Cloud.

¿Qué riesgos se corren al utilizar Cloud Computign?

Ante el uso de trabajo en la nube hay dos riesgos potencialmente amenazadores para cualquier usuario, estos son: La privacidad y disponibilidad.

En cuanto a la privacidad, muchos usuarios se preguntan acerca de quién son los datos que se encuentran alojados en la nube, ya que en muchos casos, los términos y condiciones pueden presentar clausulas un poco ambiguas acerca de esto.

En muchas ocasiones los datos pueden llegar a verse comprometidos, esto no es un secreto de que las empresas alojan bases de información de usuarios y pueden llegar a ocurrir filtraciones de esta información como en el caso de los sistemas de almacenamiento.

Por otro lado, se encuentra la disponibilidad, otro riesgo considerable. En la mayoría de los casos estás plataformas están en un 100% disponibles. Sin embargo, no hay que obviar que existen casos, como el de 2012 y 2014 dónde los servicios de plataformas como Gmail, Dropbox y Adobe apagaron sus servicios.

Aunque los apagones en los servidores suelen ser breves, para una empresa puede suponer perdidas millonarias los pocos minutos sin conexión.

¿Alguna duda? Caltico puede ayudarle, consúltenos.